Perú perdió 51% de glaciares debido al cambio climático

Foto: Maria Paz Gonzales / PNUD Perú - PPD
Foto: Maria Paz Gonzales / PNUD Perú - PPD

El Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), a través de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), informó que el Perú perdió 51% de su superficie glaciar, en los últimos 50 años, debido a los efectos del cambio climático en estas reservas de agua sólida.

Esta información se brindó durante la conferencia virtual ‘Retroceso glaciar en el Perú 1948-2019, impactos en el recurso hídrico‘, donde especialistas de la ANA y representantes de otras instituciones científicas abordaron este importe tema.

El Perú cuenta con 18 cordilleras nevadas: Blanca, Huallanca, Huayhuash, Raura, Huagoruncho, La Viuda, Central, Huaytapallana, Chonta, Ampato, Urubamba, Vilcabamba, Huanzo, Chila, La Raya, Vilcanota, Carabaya y Apolobamba; sin embargo, el registro de décadas atrás menciona la existencia de 20 cordilleras. El aumento de la temperatura del planeta aceleró el retroceso de los glaciares, lo que habría ocasionado la extinción de las cordilleras Barroso y Volcánica. Asimismo, las cordilleras Chila, La Raya, Huanzo, Chonta y La Viuda, podrían extinguirse pues en las últimas décadas perdieron más del 90% de su superficie glaciar.

En la cordillera Blanca, el promedio de retroceso anual es de 19 metros. El emblemático glaciar Pastoruri (Recuay), entre 1980 y 2019, ha retrocedido más de 650 metros, formando una nueva laguna que tiene contacto glaciar y continúa su crecimiento. En la cordillera Vilcanota, Quisoquipina es uno de los dos glaciares evaluados por la ANA. Entre 2011 y 2019, ha retrocedido 100 metros. Similar comportamiento se observa en otras cordilleras nevadas del país, siempre destacando sus particularidades de clima y ubicación.

A nivel nacional, la ANA realiza el seguimiento a la dinámica de 13 glaciares ubicados estratégicamente en el centro y sur país, que además forman parte de la Red de Glaciares Monitoreados en Latinoamérica. Esta acción permite contar con información actualizada de las reservas de agua sólida y lagunas de origen glaciar, con la finalidad de generar información para la gestión del recurso hídrico y el riesgo de desastres.

Los glaciares son ecosistemas altamente sensibles al cambio climático, en las últimas décadas son más evidentes los efectos sobre estas reservas de agua sólida, generando una notoria disminución de la masa glaciar, formación de nuevas lagunas y precipitaciones líquidas sobre el glaciar.

Nota original: Autoridad Nacional del Agua

COMPARTIR
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Más NOTICIAS