Enseñanzas de un Yachachiq: Desarrollando el ecoturismo comunitario

El sur andino de Perú cuenta con una amplia biodiversidad y agrobiodiversidad reconocida mundialmente. Alberga siete de los once ecosistemas descritos para los Andes peruanos, lo que en conjunto con la alta diversidad cultural, abre muchas oportunidades para el desarrollo del turismo rural comunitario (TRC). El TRC, según PromPerú, es considerado “una forma diferente de conocer el Perú que permite un intercambio de experiencias en un entorno auténtico y natural. Conecta al viajero con lo más puro de una comunidad, aprendiendo y descubriendo aspectos importantes para su vida, y a la vez, impactando positivamente en la comunidad que visita.”

Cuando se tiene una suerte de combinación del TRC con un enfoque en la observación del medio natural, se puede hablar de ecoturismo comunitario. El ecoturismo comunitario es una oportunidad para combinar actividades económicas con la conservación de la diversidad cultural y el manejo sostenible de la diversidad biológica. Además, aporta a la diversificación de las actividades económicas complementarias.

Espacios privilegiados para el desarrollo del ecoturismo comunitario son, entre otros, las Áreas de Conservación Regional (ACR), las Áreas de Conservación Privada (ACP), Zonas de Agrobiodiversidad (ZABD) y Paisajes Culturales. En el sur andino peruano se encuentran cuatro ACR (Cusco y Tacna) y veinte ACP (Cusco y Puno), algunas de ellas manejadas por comunidades. También existen dos ZABD (Andenes de Cuyocuyo en Puno y Parque de la Papa en Cusco) y varios Paisajes Culturales. Todas estas zonas tienen un gran potencial ecoturístico que se podría aprovechar para contribuir a la conservación de recursos naturales y a la mejora de los medios de vida de las comunidades.

En esta publicación se presentan algunas soluciones innovadoras para desarrollar y potenciar el ecoturismo comunitario en los Andes del sur. Su potencial replicable busca contribuir a mejorar la vida de las comunidades andinas de manera sostenible, a la reactivación económica y a la conservación de ecosistemas y recursos naturales estratégicos.

COMPARTIR
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

MÁS PUBLICACIONES

Enseñanzas de un Yachachiq: Empoderamiento de mujeres en la gestión del paisaje

Energía y salud en Quilahuani – Sistematización del proyecto

julio 2020

Una calabaza sostenible – Sistematización del proyecto

marzo 2021