Enseñanzas de un Yachachiq: Infraestructura natural para conservar el agua

En las zonas más altas de los Andes del sur del Perú se encuentran glaciares, nevados, humedales, punas y pastizales. Su rol es estratégico pues en ellos se capta y almacena el agua que luego se consume en el campo y la ciudad. Estos recursos hídricos son la base para la agricultura y la crianza de camélidos, actividades que sustentan la vida de las comunidades andinas, especialmente las más vulnerables.

Dichas labores constituyen verdaderos retos ya que estas zonas presentan elevadas pendientes, diversidad de climas y periodos de sequía prolongados. Además, el cambio climático afecta el ciclo regular del agua debido a la pérdida de los glaciares y la alteración de periodos de lluvias.

Sumado a ello, los ecosistemas y recursos hídricos en estas zonas son degradados o contaminados por causa de prácticas no sostenibles en el aprovechamiento de los recursos naturales. Los problemas que enfrentan los Andes afectan a los ecosistemas y a las especies que los habitan; y por lo tanto también la vida y la capacidad de resiliencia de las comunidades. Para hacer frente a estos desafíos, las comunidades rurales han desarrollado una serie de soluciones basadas en la naturaleza.

Este modelo de manejo sostenible ha sido elaborado a partir de las experiencias apoyadas por el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (PPD) en los paisajes de Arequipa, Cusco, Puno y Tacna.

COMPARTIR
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

MÁS PUBLICACIONES

Enseñanzas de un Yachachiq: Manejo sostenible de camélidos

octubre 2020

Cocinando limpio – Sistematización del proyecto

Negocios sostenibles basados en camélidos

septiembre 2019